Imagino que ya lo habréis notado e incluso habréis empezado a disfrutar de él, pero por si acaso, os lo recuerdo: según informa el Observatorio Astronómico Nacional, el pasado 21 de junio a las 06:24 empezó oficialmente el verano en España.

Este fenómeno tiene efectos como que los niños dejan de tener clase, las playas se abarrotan de gente, los días parece que duran eternamente, pero la fruta… se estropea antes.

Como ya sabéis, la fruta es igualmente nutritiva y tiene infinidad de utilidades independientemente de su estado, pero si queremos evitar tener que hacer compota o batido más a menudo de lo habitual, desde el Blog de Tapper, os compartimos unos consejos para conservar mejor estos manjares y así prevenir el desperdicio alimentario.

  • Lo primero y más importante, tal y como la fruta cruza el umbral de casa, es sacarla de la bolsa, aunque si evitáis pedirla mejor (en este post de Zero Waste Bcn tenéis alternativas a ello). Esto hará que la fruta “respire” mejor.

 

  • Al igual que os habréis cansado muchas veces de leer en infinidad de etiquetas, es recomendable guardar la fruta en un lugar fresco, seco y alejado de la luz, esto no quiere decir que tengáis que construiros una gruta en casa, simplemente basta con almacenarla en la nevera o algún armario de la cocina.

 

  • Y hablando de la nevera, el frigorífico también tiene sus truquillos, pues como bien aconsejan los compañeros de Som Gent de Profit, las frutas y verduras deben guardarse en los cajones específicos para ello, que acostumbran a estar a 4ºC.

 

  • Seguramente habréis oido decir en diversos ámbitos, que conviene separar a las manzanas podridas del resto. Pues bien, esta expresión tiene su explicación lógica y es que las manzanas, en su proceso de maduración, desprenden gas etileno que termina por alcanzar al resto y acelerar su proceso de maduración. Esto es extensible también a los plátanos, peras y otras frutas.

 

  • Otra costumbre muy habitual actualmente es cortar la fruta en trozos, bien sea para hacer macedonia o para servirla en un plato. Si hacemos esto, tenemos que ser conscientes de que la fruta empezará un proceso de pardeamiento enzimático, es decir, que se oxidará. Para evitar esto, además de cortar sólo las piezas necesarias, podemos utilizar un antioxidante natural como la Vitámina C de los cítricos, en cristiano, podemos echarle un chorro de limón o frotarla con una naranja, por ejemplo. También ayuda, guardarla en una bolsa o recipiente hermético o cubrirla con un film (y guardarla en la nevera, por supuesto).

Por supuesto, también podemos aplicar trucos y soluciones típicas del aprovechamiento alimentario y tan lógicas como congelar lo que veamos que no podremos comer o planificar la compra tratando de no almacenar si no vamos a consumir inmediatamente.

Categories: Información general

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

Información general

¿Sabes la diferencia entre fecha de caducidad y consumo preferente?

Es muy probable que la respuesta a la pregunta del título sea un rotundo sí, pero sin embargo, sigue siendo uno de los mayores temas de confusión en materia de aprovechamiento de alimentos. Desde El Read more…

Información general

Sé como Ingvar

Ingvar Kamprad nació hace ya 90 años en un pueblecito de la provincia sueca de Småland. Creció en una granja mientras iba desarrollando actividades poco propias de niños de su edad, pero más propias de Read more…

Información general

¿Qué es el desperdicio alimentario?

Según el Parlamento Europeo, el desperdicio alimentario es “el conjunto de productos alimenticios descartados de la cadena agroalimentaria por razones económicas, estéticas o por la proximidad de la fecha de caducidad, pero que siguen siendo perfectamente comestibles y adecuados para el consumo humano y Read more…